Frida & Alan

S A N  M I G U E L  D E  A L L E N D E, M X

“Love is just a word until you find the right person”

Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper. Frida y Allan están conectados y así será por siempre.

Clásicos y elegantes, serían las palabras para describir a esta hermosa pareja de mejores amigos que decidieron unir sus vidas cobijados por el amor y apoyo de sus seres amados. Un evento tan importante merecía un festejo de varios días.

Para iniciar este mágico fin de semana, Frida y Allan citaron a sus invitados para una callejoneada con mojigangas personalizadas, mariachis y un burrito. Desde Cuna de Allende hasta el Parque Juárez los invitados disfrutaron de la arquitectura pintoresca a través de las calles de San Miguel de Allende al compás de la música, con bailes y cantos.

Después de terminar la callejoneada, sedientos y acalorados, los asistentes fueron invitados a refrescarse, comer y tomar algunos cocteles en una increíble “Pool Party” en Casa Chorro. Esta casa fue elegida por los novios para ser la sede de los eventos del fin de semana. 

Los invitados fueron recibidos con cervezas y shots de tequila. El clima era perfecto para disfrutar de un trago en la piscina o simplemente tomar el sol alrededor, escuchando excelente música seleccionada especialmente por Allan. Posterior, los invitados pudieron degustar una deliciosa taquiza de guisados, así como guacamole con totopos.

El gran día al fin había llegado, el ambiente festivo se sentía en toda la Casa Chorro, especialmente en el jardín, lugar en el que se llevaría a cabo la recepción. Mesas y sillas de madera al natural combinaban perfectamente con la vegetación del lugar. Un montaje hermoso y festivo con flores coloridas, caminos de mesa mexicanos y vajilla tradicional mexicana.

Frida desde muy temprano inició con su maquillaje y peinado, el resultado era perfecto. Por su parte Allan, se preparaba ansioso ya que sólo unos minutos se encontraría con el amor de su vida vestida de novia. Todos esos nervios de Allan, se disiparon y se transformaron en alegría al ver a su futura esposa más hermosa que nunca.

Después de unas cuantas fotografías familiares al interior de la casa, la pareja fue a prepararse para la ceremonia que se llevaría a cabo en uno de los pasillos hacía el jardín, el cuál es una locación muy íntima y hermosa en la casa. De fondo una puerta de madera tradicional con un arco de flores que enmarcaban el Sofre (altar utilizado en las ceremonias persas). Rodeados de solo familiares y unos cuantos amigos, cerraron este pacto de amor y fidelidad.

Los ahora marido y mujer invitaron a los asistentes a pasar al área de la alberca para un coctel y posterior iniciar con la recepción. Durante la cena se sirvieron platillos mexicanos contemporáneos que deleitaron a todos los invitados y se dedicaron algunas palabras por parte las personas más allegadas a Frida y Allan.

El DJ se encargó de poner a bailar a todos, con mezclas de música actual, ritmos latinos y también música árabe tradicional de la familia de Allan. Todos se divirtieron hasta altas horas de la noche y decidieron seguir el festejo en el centro de la ciudad de San Miguel de Allende.

 C E R E M O N I A   Y   R E C E P C I Ó N:  C A S A  C H O R R O